Diario ficticio - Captíulo 5

FaceBook  Twitter  

Como dentro de poco iba a llegar el verano, Judy, Eva y yo teníamos pensado ir a Zaragoza, Rubén decía que no iba a venir, pero todos sabíamos que en el último momento diría que sí. En Zaragoza tenía Eva unos amigos que nos podían dar trabajo.

Estaba cenando en mi casa, viendo la serie "Robots" cuando llamaron a la puerta. Pedí a mi madre que abriera, pero no contestaba, así que me levanté y fue hacía ella. Antes de poner la mano en el pomo oí una especie de cascabel. Sólo podía ser una persona: el dueño de nuestra casa. La teníamos alquilada desde hace un par de años, siempre que algún mes no pagábamos venía él con un par de "amigos". Como no tenía ganas de decirle que íbamos a pagar pronto, que ese mes habíamos tenido problemas con el dinero, fui moviéndome lentamente hacia atrás, sin hacer ruido, pero él intuía que yo estaba en casa:

Dueño - Vamos, Jack, abre, que sé que estás en casa, sólo quiero hablar.

Yo seguía quieto, sin hacer ruido.

Dueño - He oído como decías a tu madre que abriera la puerta, ¡vamos abre!

No tuve más remedio, gire el pomo de la puerta y el empujo haciendo que yo cayera hacia atrás. Con él venía otro más, llevaba de la mano una escopeta, el muy exagerado.

Dueño - ¿Dónde está tu padre?
Jak - Ha tenido que ir a la ciudad a comprar
Dueño - Así que tenéis dinero para comprar y no para pagarme? Además, por qué coño no me compráis a mi?
Jak - ...
Dueño - ¿Y tu madre?
Jak - No sé...

Mientras hablábamos, se acercaba a mí lentamente, hasta que llegué a la pared. Entonces me agarró por el cuello con la mano izquierda y con la derecha me dio un puñetazo. Le hizo un gesto a su compañero levantando la cabeza, creía que eso era que ya se iban a ir, pero el otro empezó a destrozar lo que veía y a tirar las cosas de la mesa y los muebles. Mientras, el dueño estaba apoyado en la pared, mirando hacia arriba y silbando. Yo seguía pensado si revelarme, intentar salir de la casa y correr o esperar a que todo pasara, pero entonces llamaron a la puerta. Le volvió a hacer el mismo gesto con la cabeza, esta vez me agarró y me llevó hacia la puerta, él se escondió detrás de ella para que yo abriera. Como hagas alguna tontería te mató, me susurró el ayudante. Abrí despacio, era Eva.

Eva - ¡¡Hola Jak!! Que pasaba por aquí para preguntarte si me acompañabas a correos, a ver si me ha llegado alguna carta ^_^
Jak - Pero si de camino desde tu casa a aquí pasas por correos
Eva - Ya... Pero no quería entrar sola, así luego vamos a tomar algo
Jak - Ahora no puedo, tengo que ir a buscar a mi padre, que ha ido a la ciudad a comprar agua y se está haciendo de noche
Eva - ¿A la ciudad? ¿Qué pasa, que no puede comprar aquí?
Jak - Es que allí es más barato, además...

El compañero me dobló la muñeca para que terminara de hablar

Jak - Bueno, que me tengo que preparar, lo siento, mañana, si quieres, te acompaño
Eva - Vale, y ahora te acompaño yo :-P
Jak - Es que...

Entonces ya no esperó más el dueño y salió, abrió del todo la puerta, Eva vio a los dos y sin pensárselo dos veces echó a correr, pero el compañero la alcanzó y la trajo

Dueño - Huy, pero quién es esta chica tan guapa
Eva - Déjame en paz, cerdo
Dueño - Te voy a tener que lavar la boca con jabón, jovencita
Eva - Que te follén
Dueño - ¿Pero sabrás tú qué es eso?

Se acercó hacia ella para darle un beso pero Eva le escupió

Dueño - Maldita zorra... Pues ahora te vienes con nosotros

La agarraron entre los dos y fueron hacia el coche con el que habían venido, antes de dar el tercer paso se giró y me dijo: "Como se te ocurra seguirnos te quedas sin novia". Él tenía casi más poder que la policía, así que poco podía hacer. Entre en casa y me puse a pensar. Pude hacerlo poco tiempo, porque pronto llegaron mis padres, venían riéndose. Entró y vio todo el desastre.

Padre - ¿Jak, qué coño ha pasado?
Jak - Ha venido el dueño, se ha llevado a Eva
Padre - Y qué haces ahí parado, subnormal!
Jak - ...
Jak - Venía a que le pagáramos
Padre - Y lo has hecho?
Jak - No sé cómo...
Padre - Pues con el dinero que te dejé en el pantalón por si venía

Me metí la mano en el bolsillo y no noté nada, cómo me vio mi padre, me gritó que en ese no estaba, que lo metió en el negro.

Padre - Maite, avisa a los padres de Eva, Jak y yo iremos a avisar a la policía
Maite - Vale, tened cuidado

Información Adicional