Diario ficticio - Captíulo 4

FaceBook  Twitter  

Habían pasado 4 semanas desde lo de Rubén, parecía que iba mejorando. De vez en cuando iba con Judy a visitarle, y a hacerle un poco sonreír. Decía que lo que más de menos echaba era la comida casera, su cama y... sí, eso también. Nos dijeron los médicos que en tres días le darían el alta, al parecer no tuvo que ver nada con las drogas, era un tipo de fiebre muy jodía. Todos estábamos contentos y hacía muy buen día.

Judy - Bueno, Rubén, ¿qué será lo primero que hagas cuando te den el alta?
Rubén - Echar un polvo, por supuesto
Judy - Jajaja, y ¿se puede saber con quién?
Rubén - ¿Contigo?
Jak - ...
Judy - Venga, sigue soñando :D
Rubén - Algún día te conseguiré
Judy - Ánimo, colega!
Rubén - Jajajaja
Jak - Se nota que te has curado
Rubén - Oye, tío, tú me caes mal, yo te caigo mal, dejémonos vivir en paz
Judy - Chicos, no empecéis, por favor...
Rubén - Que es broma, mujer, si nos llevamos como dos hermanos
Jak - Mujer? xD
Judy - Qué pasa, que soy un hombre?
Jak - No, pero una mujer tampoco
Rubén - Jajajaja, la tiene como mi brazo!
Judy - Quieres que te enseñe sí soy o no una mujer?
Jak - No, no, te creo xD
Rubén - Yo si quiero!!!
Judy - Tú estas pachucho!
Rubén - jo :(

Estábamos riéndonos cuando llamaron por la puerta. Decíamos que entrara, pero seguía; así que fui a abrir. Antes de que me diera tiempo a girar el pomo de la puerta, el del otro lado abrió. Llevaba una bata de enfermera y miraba hacia abajo, además traía una silla de ruedas. Todos nos temíamos alguna mala noticia. Seguía mirando hacia abajo, preguntamos qué pasaba, si se tenía que trasladar a Rubén a alguna sala.

Rubén - No me hace falta silla, puedo andar perfectamente
Judy - Si la trae será por algo, te sientas y a callar

La enfermera seguía sin hablar. Nosotros seguíamos preguntando. De un momento empezó a reír, después siguió Rubén. Judy y yo no sabíamos si era una broma o estaban perdiendo la cabeza. Entonces me quedé desconcertado cuando también empezó a reírse Judy.

Jak - Pero qué coño os pasa
Judy - Jajajaja
Jak - Pues no me hace ni puta gracia
Rubén - Jajajaja, si es que eres un pringao!!
Jak - Que os folle un pez, me voy a dar una vuelta

Fui a salir por la puerta, cuando la enfermera me agarró y me besó. Entonces me di cuenta por qué se reían. !Era Eva! Es decir, una amiga de toda la vida.

Jak - Eva!! Joder, tú siempre con tus paranoias
Eva - Jajajaja, Jak, no te me enfades hombre
Judy - Si es que no le gusta que le besen!, es un soso. Oye, tía, qué haces vestida de enfermera! Quiero un traje de esos :D
Rubén - Que se lo quite, que se lo quite!
Eva - Rubén, ay mi niño pequeño que está malito
Rubén - Sí, estoy podrío, dame un besito para que me ponga bueno!
Eva - Ven aquí
Judy - Hoy está que lo da todo
Eva - Es que vengo alegre!
Jak - Por?
Eva - Se me ha ocurrido una idea!

Empezó a explicarnos su plan: una locura, como siempre. La silla y el traje de enfermera era para sacar a Rubén del hospital sin que se diera nadie cuenta, decía que tenía que darle un poco el aire. Nosotros le dijimos que en tres días le darían el alta, pero ella insistía, además a Rubén le parecía una buena idea. Así que se sentó en la silla, y con cuidado empezamos a salir del hospital. Bajamos por el ascensor, ese día no parecía haber mucha gente. Llegamos a recepción y nadie decía nada, estábamos justo al lado de la puerta del hospital, para salir cuando alguien nos llamo por detrás

??? - Eh!, vosotros! Esperad un momento!
Eva - Corre, corre!!

Echamos una buena carrera, nos íbamos turnando rápidamente la silla en la que iba Rubén. Corrimos y corrimos y llegamos a una especie de parque

Eva - Hala, libres!!!
Rubén - Joder, casi me matáis, que val conducís, cabrones
Eva - Jajaja, te teníamos que haber dejado para que te cogieran!
Judy - Vamos a comprar algo

Fueron a una tienda que había en el parque, compraron pipas y unas cervezas. Ese día nos lo pasamos muy bien, además la entrega de Rubén al hospital salió muy bien, nadie se dio cuenta.

Información adicional